martes, 6 de abril de 2010

PERTH Y COSTA OESTE


Perth calurosa nos recibe con desbordante alegría en forma de fuente-oasis de frescura 


Juega, juega. Juega sin parar que fuera, en el calor, no se puede estar.








Ana se anima a entrar en este magnífico escenario que nos parece que tiene gran potencial creativo.










Volamos a Karratha. Este desangelado pueblo sin consigna, al que no aconsejamos la visita, a menos que se tengan intereses en la minería, nos acogió con un calor de mil demonios haciendo parrillada. Sólo se podía estar donde hubiera aire acondicionado. Teníamos que pasar allí el día hasta que llegara la guagua hacia nuestro destino real: Coral Bay. Menos mal que la iglesia (eso que se ve al fondo) se apiadó de nosotros y nos guardó las maletas (antes habíamos ido probando desde Correos hasta el McDonalds).

Coral Bay nisiquiera tiene la categoría de pueblo, pero tiene un gran encanto. Se trata de un asentamiento en la base del Ningaloo National Park, ideal para relajarse mirando los colores que brinda la naturaleza, tanto dentro como fuera del agua.

La única gasolinera en muchos kilómetros a la redonda conserva ese aire remoto que le confiere atractivo al lugar. Nos recuerda a cómo pudieron ser las islas antes de la fiebre del ladrillo. Esperamos que no pasen por eso en este paraíso.

Nunca el tiempo es perdido cuando se invierte en brisas cercanas y miradas que se pierden en el horizonte marino...
no se nos ocurre otra manera de trasmitir la sensación de plenitud y goce que experimentamos en este no-lugar.


Una piscina natural para toda clase de criaturas del mar... donde ocasionalmente irrumpímos los humanos.

Intentando fabricar un arpón casero para pescarnos la cena. Cenamos atún...de lata.

El gran atractivo de la región son sus fondos marinos y la cercanía de la barrera de coral (línea de olas al fondo).

Una explosión de vida en contraste con el yermo exterior (esta vez contamos con fotos acuáticas).

En la que nos sentimos como peces en el agua... Ana en plena metamorfosis.

La estrella del lugar, sin duda alguna, es la exclusiva visita del tiburón ballena (el mayor pez conocido que puede llegar a los 12 metros) de abril a junio. Acude por la abundancia de comida provocada en la eclosión del esperma coralino después de las lunas llenas de marzo y abril.

Tuvimos la ENORME suerte de llegar puntuales a la cita y poder nadar junto a él (tranquilos, llevaba mis pulseras protectoras).

Un precioso y majestuoso ejemplar de unos 5-6 metros que nos dejó acompañarlo durante unos inusuales e intensos 40 minutos antes de perderse en las profundidades. Pese a sus parsimoniosos movimientos,nos exigía un constante esfuerzo para mantenernos a su lado. Simplemente una de las mejores experiencias de nuestra vida.


Tuvimos tiempo, además, para ver volar a su primo lejano: esta manta gigante (de unos 3 metros de envergadura) que nos dejó observarla mientras barría los bancales de arena.

Bajando el Trópico... este vez por la “Autopista” del Oeste. Los más avispados ya podrían adivinar la hora.
De camino hacia el sur por la costa oeste nos cruzamos con los famosos Road Trains que pueden llegar a tener hasta 4 remolques... vete a adelantarlos, corre! Bueno, van tan rápido los muy malajes que tampoco tienes ese problema.

Hamelin Pool en Shark Bay. La piscina donde viven los seres vivos más ancianos del planeta, presentes en la foto. ¿no los ven? Es que hay que acercarse mucho. Este paisaje tan singular está formado por una de las pocas colonias de Estromatolitos que quedan en el mundo (gracias a unas condiciones muy concretas). Los estromatolitos son formaciones rocosas formadas por cianobacterias productoras de oxígeno. En un tiempo, nuestros mares estuvieron plagados de ellas y posibilitaron que nuestra atmósfera abriera el abanico de vida a otras formas... como la nuestra.


Ana con marsupio de tela acunando a un cangurito huérfano (tengan cuidado en la carretera amigos!).


Atardecer en Denham

despedimos al sol con acordes para ustedes

En Shark Bay (Francois Perón National Park) puedes realmente sentir la unión del desierto con el Mar en una armoniosa batalla de color.

Por algo lo llaman “Shark Bay”. Los hay de todas las especies. Éste es un lemonshark. Yo también puse esa cara de bonito...cuando nos tropezamos con un tiburón gris de arrecife cuando hacíamos snorkel. Pero ellos van a su rollo. Por aquí los defienden de los prejucios peliculeros.

Uno de los grandes éxitos de Shark Bay es su programa de recuperación de especies marsupiales, como el Bilby (en la señal, bastante más original que la consabida canguril). Su huellas en la arena roja nos hablan de una paulatina recuperación de salud de esta tierra hostigada por las especies foráneas introducidas.

Observando como los delfines aprovechan el confluir de las corrientes para cazar bajo la atenta mirada de la colonia de cormoranes.

A unos 30 km., Monkey Mia es un complejo muy conocido porque, desde hace ya cinco generaciones, delfines salvajes acuden todos los días a comer a sus poco profundas aguas.

Verlos tan cerca y en libertad es un placer. Renzo pudo alimentar uno. 

Aunque, a veces, se pueda convertir un poco en un circo, los voluntarios hacen una gran labor divulgativa aprovechando tal visita.
Ana haciendo el pelícano con instructor profesional.






Cape, de los Malgana-Nhanda de Gutharraguda (la península de Shark Bay), nos enseñó la gran cantidad de recursos que el desierto nos puede brindar y cómo la tierra nos habla.Toda una lección de sentirse en conexión con el lugar que habitas.

Una pareja de emus se sorprendieron de vernos tanto como nosotros a ellos

Parece que sintonizamos con Cape y nos consiguió semejante manjar en forma de cangrejo para la hora del lunch. Un lujo. Lástima que las moscas nos atosigaran sin descanso.

En Shell Beach no hay arena, sólo conchas que dejan una blanca estepa. Aún, siguen aprovechándolas para hacer ladrillos...
Tan prístina estaba el agua que Ana pudo ver con claridad como una generosa serpiente marina se le acercaba curiosa a saludar cuando se bañaba. El salto que dió a la orilla superó su marca registrada hasta ahora (aunque no suelen ser agresivas, su veneno es mortal).

Seguimos bajando por la costa hasta detenernos en Kalbarri, otro pueblo costero, pero en este desemboca el río Murchison, donde dimos un paseo en canoa, del que lo mejor fue el copioso desayuno a orillas del mismo.

Unos kilómetros más arriba, el río se convierte en un gran barranco de singular belleza en el cual nos sentimos como en casa (pese a las diferencias... estéticas).
Estas escasas corrientes de agua se imprimen en el anciano paisaje confiriendo atalayas de meditación.
Paisajes caprichosos de la erosión.

Y noches de música compartida.

Los Pinnacles siguen siendo un misterio de inusitada belleza. Para los aborígenes son antepasados que murieron petrificados como castigo de su holgazanería y falta de respeto a la tierra.

Sesión: cualquiera de nosotros podemos formar parte de la leyenda...

Miles de Kilómetros. Candy al volante y Ana... en su dinámica carreteril habitual.

Al volver a Perth, nos quedamos en Fremantle. Una pequeña ciudad que es el puerto internacional de Perth. La ciudad reclama su posición entre las bohemias encantadoras y tiene su propio festival de espectáculos callejero (¿recuerdan Christchurch?).

Por la noche, de marcha con nuestra anfitriona Candy que nos invitó a quedarnos un par de días en su casa... lástima que la cosa no acabó bien, después de que su compi de piso (también chófer de excursiones de aventura) se corriera la gran juerga en casa cantando y zapateando con la música distorsionando los altavoces nada más que para fastidiarnos, a propósito, el sueño... cosas de viaje, que te hacen aprender... y ver como reaccionas.

Algunas fotos para acabar de buen rollo...marino:

sin comentarios 1- peces 2

Sin Título I- Champiñón coralino

Ñoooooo.... me cacho en ostra tú!



 
Con esta serie nos despedimos de Oceanía para entrar en el Sudeste Asiático.... ¡No se pierdan las aventuras de Teo y Tea en Borneo! En sus pantallas próximamente...

2 comentarios:

CARLOS-MAÑO dijo...

Grande!!!!...vuestra aventura por Oceanía..., esperamos noticias nuevas por el Sudeste Asiático!!!
Lo de bucear con Tiburones-ballena... increible, guarda esa fotos para los nietos, porque no se lo van a creer!!!!

Prometí no volver a usar la palabra envidia, pero es que cada espisodio es mejor que el anterior!!!

A disfrutar los buenos momentos y a sobreponerse a los malos!!!!

Besos y Abrazos pareja!!!! Carlos y Merche!

Farmacia dijo...

hola chicos,

simplemente IMPRESIONANTE TODO. Me encanta conectarme de vez en cuando y leer el blog. creo que estan viviendo una experiencia inolvidable. eso no es un viaje, es CULTURA. Creo que esto que estan haciendo ustedes lo deberiamos hacer todos. te une con el mundo, con la GENTE, con las culturas, con los paisajes nunca vistos, como mucho fotografiados en alguna parte.

me encantan las fotos que hacen y lo bien que las comentan.nos hacen viajar !!

renchini, decirte que estas hecho un autentico ROBINSSON CRUSOE. En las fotos tienes una pinta de aventurero de los buenos. y tu ana, estas muy guapa.

Por ultimo, decirles que he flipao con el tiburon ballena. y ojito, que las pulseras protectoras son buenas pero no te confies, eh ? les queremos de vuelta vivitos y coleando.

Pasada mañana es el cumple del aventurero. MUCHAS FELICIDADES !!

BESSITOS FUERTES ALLI DONDE ESTEN ...